La pandemia incrementa en un 28% las consultas de nutrición


Uno de los trastornos alimentarios vinculados a la nueva normalidad es el “hambre emocional”, ante la ansiedad pandémica

Comer de más y comer de menos. Estos son dos trastornos que han crecido con la pandemia. Por una parte, la ansiedad pandémica ha aumentado los casos de “hambre emocional”. Esta es una ingesta compulsiva de alimentos, generalmente poco saludables, que puede experimentarse como un método contra la ansiedad pandémica. Por otro lado, están los casos que han disminuido su cantidad de calorías. Todo para compensar la menor práctica de ejercicio físico o la sensación de pérdida de control sobre la propia vida. No obstante, las consultas de nutrición y dietética se han incrementado un 28 por ciento. En concreto, desde el final de la cuarentena nacional establecida por el primer estado de alarma.

Así se desprende de las estadísticas de los servicios de Dietética y Nutrición del Grupo Hospitalario HLA. Aporta más datos sobre la misma Irene Zamora, nutricionista del Hospital HLA Mediterráneo (Almería). “Hasta la pandemia, los picos habituales en las consultas se producían antes de verano, por parte de personas interesadas en bajar su peso de cara a las vacaciones. Ahora el interés ha derivado hacia una preocupación más global por su salud, incluyendo, dentro de ésta, la salud nutricional”.

Abrir chat
Hola, bienvenido a +MAG, en que podemos ayudarte?