Rescatando el principio de la moda sostenible: enfocarse en las materias primas


La elección de las materias primas que utiliza una marca tiene un impacto mayor en su huella medioambiental que cualquier otra cosa

A estas alturas, cualquiera que preste atención a la industria de la moda sabe que tenemos un problema urgente de sostenibilidad entre manos. Según la Fundación Ellen MacArthur, si seguimos por el camino actual, la industria de la moda absorberá por sí sola una cuarta parte del presupuesto mundial de carbono en 2050. Para evitar la catástrofe climática, vamos a necesitar una serie de medidas e intervenciones creativas diferentes en múltiples etapas del ciclo de vida de una prenda. Pero para cambiar la trayectoria de la industria de la moda de manera más profunda, hay razones de peso para volver a los fundamentos: las propias materias primas. Al tratar de innovar en el propio tejido de la industria, podemos alejarnos de las soluciones de banda ancha y de las medidas ecológicas a medias y resolver algunos de los retos más difíciles de la moda en su origen.

Si frenáramos ahora mismo la cultura de la moda rápida y su excesivo despilfarro, aún no habríamos resuelto los problemas de sostenibilidad en el corazón de la producción de prendas de vestir. La moda seguiría siendo intrínsecamente extractiva, e incluso las piezas de alta gama seguirían acabando en los vertederos o en los océanos, junto con los productos químicos utilizados para producirlas. Esto se debe a que aún no hemos reimaginado completamente los insumos materiales. La elección de materias primas de una marca tiene un mayor impacto en su huella medioambiental que cualquier otro elemento, y algunas marcas informan de que alrededor del 80% de su huella es atribuible a sus materias primas. Aunque los materiales derivados del petróleo como el poliéster, plantean problemas específicos, también hay muchos materiales que la gente considera naturales, pero que tienen un impacto sorprendentemente devastador en el medio ambiente. A menudo, esto se debe a que estos materiales “naturales” no se producen de forma muy natural. El cuero, por ejemplo, es uno de los materiales más perjudiciales para el medio ambiente.

Para fabricar cuero de vacuno, primero hay que criar, criar y sacrificar una vaca, en realidad, unos 1.400 millones de vacas al año. La inmensa mayoría de estos animales se crían en granjas industriales, donde consumen enormes cantidades de recursos, emiten metano (un gas de efecto invernadero 25 veces más potente que el dióxido de carbono), contaminan los cursos de agua con sus residuos y degradan la tierra. Como importante motor de beneficios de la ganadería, la producción de cuero comparte la responsabilidad de estos impactos. Una vez sacrificada la vaca, gran parte de su piel se desperdicia debido a su forma y calidad variables, mientras que la piel destinada a convertirse en cuero se somete al proceso de curtido, que es altamente contaminante y peligroso para la salud humana. Este proceso puede implicar más de 250 sustancias químicas diferentes, entre ellas arsénico, plomo, formaldehído y otros carcinógenos conocidos como el cromo, que pueden acabar -y suelen hacerlo- en los cursos de agua, poniendo en peligro a las comunidades circundantes. Los seres humanos han tenido siglos para mejorar la sostenibilidad de este material, pero como las mejoras siempre se han limitado a las limitaciones biológicas de una vaca, no hemos llegado muy lejos.

Rescatando el principio de la moda sostenible: enfocarse en las materias primas

Entonces, ¿por qué seguimos utilizando estos materiales obsoletos e insostenibles? ¿Por qué las marcas se limitan a añadir un producto “sostenible” a su lista en lugar de cambiar las materias primas que utilizan para todos sus productos? La respuesta sencilla es que no hemos invertido lo suficiente en Investigación y Desarrollo para fabricar materiales que sean fundamentalmente mejores, no sólo en términos de medio ambiente, sino también en cuanto al rendimiento y la estética. Hoy en día, a las marcas les resulta difícil encontrar nuevas opciones que puedan encajar en las líneas de productos existentes. Pero esto está cambiando, y rápidamente. Una nueva generación de innovadores está desarrollando materiales de última generación que pueden hacer precisamente eso. Estos materiales están jugando a lo grande: pretenden sustituir los materiales más insostenibles de la moda por alternativas que no sólo son mejores para el medio ambiente, sino que pueden superar a los tradicionales en toda una serie de categorías. Una vez que estos materiales estén a escala, la “moda sostenible” como nicho desaparecerá, ya que se convertirá en la norma, no en la excepción.

Los materiales de nueva generación abarcan múltiples tecnologías y productos, pero están unidos por tres factores: no contienen animales, son de alto rendimiento y son más sostenibles que los materiales a los que sustituyen. La empresa emergente Qorium, con sede en los Países Bajos, toma células de una vaca y las convierte directamente en cuero, sin tener que criar ni sacrificar ningún animal. Otra empresa emergente, MycoWorks, cultiva micelio en residuos agrícolas para utilizarlo como cuero, un proceso que tarda de una a dos semanas en lugar de los dos años necesarios para fabricar cuero. El cuero de micelio de MycoWorks requiere muchos insumos menos, recicla un recurso renovable, no requiere productos químicos nocivos y es totalmente biodegradable. También hay empresas como Ananas Anam, Desserto y Beyond Leather, que crean cuero a partir de fuentes vegetales: hojas de piña, cactus y piel de manzana, respectivamente.

Rescatando el principio de la moda sostenible: enfocarse en las materias primas

Aunque la mayoría de estos productos aún no se fabrican a gran escala ni a un precio comparable al de la piel de vacuno convencional, los materiales de nueva generación representan un camino único -y con un impacto único- para la industria de la moda a medida que la sostenibilidad se convierte en un imperativo. Para impulsar esta solución, toda la industria tendrá que unirse en torno a ella para acelerar el desarrollo. Los científicos, las empresas emergentes, las marcas, los minoristas, los inversores y los diseñadores tienen la oportunidad de colaborar para cambiar los materiales en los que se basa toda la industria de la moda. En última instancia, si damos prioridad a la creación de materiales mejores desde el principio, podemos resolver muchos de los problemas de la moda antes de que empiecen.

Este artículo ha sido escrito por Emily Byrd, que ha sido consultora de algunas de las principales empresas emergentes, grupos de capital riesgo y organizaciones sin ánimo de lucro en el ámbito de la tecnología alimentaria sin animales, y es la actual Directora de Comunicaciones de la Iniciativa de Innovación de Materiales (MII). MII es una organización sin ánimo de lucro que acelera el desarrollo de materiales de alto rendimiento y más sostenibles para las industrias de la moda, la automoción y los productos para el hogar. Para más información, consulta en materialinnovation.org.

Imágenes: Utraleather-Volar Bio, cortesía de Ultrafabrics

Este artículo ha sido previamente publicado en FashionUnited.COM, traducido y editado al español por Veerle Versteeg.

FUENTE: FashionUnited.COM

Abrir chat
Hola, bienvenido a +MAG, en que podemos ayudarte?